(iStock)

Hay una preocupación similar en torno a la pubertad. Según él, tenemos que empezar mucho antes. Muchos de nosotros, padres y educadores, prestamos atención a la idea de que la educación sexual debe ser un proceso de vida. Pero, en realidad, no enseñamos lo suficiente a los niños antes de su pubertad. Debido a que esperamos tanto tiempo para empezar a hablar de la sexualidad de nuestros hijos, los padres tienden a estar tan desorientados como sus propios hijos.

Los padres esperan hasta que ven los signos de la pubertad“, comenta Eva Goldfarb, una educadora sexual. “Pero si no tienes ninguna conversación hasta “el momento”, esa charla no va a ir a ninguna parte”, confiesa.

Cuando pensamos en preparar a nuestras hijas para la pubertad, los efectos pueden ser varios. Por un lado, si no tienen el conocimiento que necesitan sobre su cuerpo y cómo funciona, puede suponer un shock para ellas. “Sobretodo si no están emocionalmente listas pueden experimentar algo no deseado, extraño o aterrador“, comenta Cory Silverberg, educadora sexual y autora de Sex is a Funny World (El sexo es un mundo divertido).

Aquí hay 10 formas en las que las madres pueden ayudar a sus hijas para la pubertad.